01/09/2019

Caso Amarilla: desde Cambiemos piden que la comuna demande a los funcionarios

La garita que aplastó a Ramón. Hoy el Municipio debe abonar una cifra milonaria
A través de una iniciativa legislativa presentada y a tratarse este lunes, desde el Bloque de Concejales de Cambiemos pedirán que los funcionarios intervinientes en el proceso de diseño, construccion y demoras en su demolicion se hagan cargo personalmente de la millonaria indemnizacion que el Municipio deberá abonar a Ramón Amarilla, un joven que fué mutilado por una garita que se la cayó encima.

La ley organica de las Municipalidades prevee la responsabilidad personal de funcionarios que por accion u omision no dejen de lado sus responsabilidades. En el Concejo Deliberante y antes del accidente, desde la oposicion plantearon la peligrosidad de las construcciones, pero el voto del entonces oficialismo con Barrera como presidente impidió que las iniciativas prosperaran.

Por aquel entonces las maximas autoridades eran el intendente Jorge Rodriguez Erneta, el presidente del Concejo Deliberante Gustavo Barrera y el secretario de Planeamiento Luis Castellani.

Dias atrás, el Juzgado en lo Contencioso Administrativo del Departamento Judicial de Dolores dictó sentencia en el caso de la garita que en la navidad del año 2012 se cayó, atrapando y dejando con graves secuelas fisicas a Ramón Amarilla, un joven que por aquel entonces tenia 22 años y un proyecto de vida por delante.

Las garitas fueron una construccion de cemento en forma de medio arco, muy cuestionadas por la profesionales de la construccion y la oposicion en el Concejo Deliberante por su evidente falta de sustentabilidad. Por aquel entonces el intendente era Jorge Rodriguez Erneta, y el presidente del Concejo Deliberante su primer Concejal de aquella lista y hoy intendente, Gustavo Barrera.

Los pedidos de los ediles que reclamaban planos y profesionales responsables de obras nunca prosperaron, ya que el desempate de Barrera impedia que las iniciativas fueran aprobadas.

El Juez Marcelino Escobar en su sentencia señala que "Las deficiencias técnicas en la construcción del refugio ...constituyen un factor determinante para el acaecimiento del siniestro"; para luego hacer un duro reproche a la Municipalidad al señalar que "La demandada, se ha desentendido completamente del problema, generado por ella misma, ya sea por la deficiente construcción de las estructuras, ya sea sobre la falta de supervisión de las cooperativas a quienes contrataron y encomendaron las obras y/o por no efectuar un control acorde de las construcciones antes de habilitarlas para el uso del público, cerciorándose, de que estuvieran bien construidas, y no constituyeran un peligro para los usuarios".

En los fundamentos se deja de manifiesto que “.. no hubo estudios tecnicos suficientes para garantizar la estabilidad de las construcciones, sobre todo lo referido a la estabilidad del suelo..”, y que “..asimismo se desprende que las fundaciones no fueron suficientes para soportar la estructura, y que no existe documentacion previa a la ejecucion de los refugios que detrminen el estudio y calculo de las cargas de las construcciones objetadas..”

El juez determina en su sentencia una indemnizacion basada en cinco puntos: Gastos por adquisición de prótesis, reposición de materiales nobles y mantenimiento: $ 1.040.000; Gastos por traslados futuros $ 30,000; Disminución capacidad psicofísica incapacidad sobreviniente $ 2,000,000; Daño psíquico $ 200.000; y Daño moral- Proyecto de vida y agravamiento por disminución estética. $ 2.500.000. El magistrado señala que este calculo es al momento del hecho, el 26 de diciembre de 2012 y debe ser actualizado.

En la madrugada del 26 de diciembre de 2012 Ramón Amarilla tenia 22 años; y junto a un amigo se encontraban esperando el omnibus local en la garita de Boulevard y 133. Los jovenes escucharon el crujido, y vieron que las garita se les venia encima. Ramón alcanzo a empujar a su amigo, pero él no alcanzó a salir por completo y fue atrapado. En la causa se reflejan sus propio testimonio, el dolor isoportable y los pedidos de ayuda. Vecinos y transeuntes con palos y criques de automoviles lograron rescatarlo, pero el daño ya estaba hecho.

SiGesellnoticias