18/11/2019

El aumento que viene podría ser de cerca del 80%

El Ejecutivo y todos los bloques del Concejo, reunidos como hace mucho no sucedia
El Departamento Ejecutivo y los concejales de los diferentes bloques se reunieron el pasado viernes en el despacho del Intendente Gustavo Barrera, para avenzar en el diseño del aumento de tasas que financiará el presupuesto 2020.

La reunión llamó la atención, sobre todo porque no es habitual que Barrera convoque a los concejales: la última reunión similar fué en febrero del 2018, cuando se desató la crisis del transporte.

El informe oficial del Municipio habla de un aumento del módulo del 45%, pero el presupuesto final - según lo anticipado en la reunión - sería de 2.026 millones de pesos, casi el doble del presupuesto 2019, que fué de mil ciento veinte millones de pesos.

Sin entrar en profundidad en el análisis del proyecto, una primera aproximación para empezar a entender la dimensión del aumento se puede hacer desde los recursos (o ingresos): el 60% del presupuesto es de “jurisdiccion local”, es decir, se cobra entre los contribuyentes a la Municipalidad. En el presupuesto actual esa cifra es de aproximadamente 672 millones, total que se recauda a nivel local en la actualidad. Con el proyectado de 2026 millones, el 60% es de 1215 millones, La diferenca entre ambos es al aumento es del 80.8%, lo que la masa total de contribuyentes afrontará como diferencia real.

Quien paga los nuevos costos de Barrera?

La administracion Barrera en el diseño de la arquitectura financiera para financiar nuevos costos ha acudido reiteradamente a una misma receta: aumentar no solo el valor módulo (que es el indice que fija el costo de cada tasa), sino que aumentar la cantidad de módulos en algunas tasas. Este recurso ya fué utilizado anteriormente para tasas vinculadas al comercio, por ejemplo.

La necesidad de financiar una administracion que se vale de “la billetera” para sobrevivir - y lo hizo este año eklectoral - seguramente darán paso a otros medios de generar recursos recientemente creados, como la posibilidad de habilitar exepciones al ordenamiento urbano por la ley de habitat, comenzarán a poblar las columnas de ingresos, que recien se conocerán con el proyecto final que - de acuerdo a otra tradición de la arquitectura financiera de Barrera - siempre deja lugar a futuras ampliaciones presupuestarias.

SiGesellnoticias