16/01/2020

Frases

Juan Oviedo y sus apuntes sobre la dialectica de la realidad nacional
El Presidente les dijo a los organismos de derechos humanos que se reunieron con él en la Casa Rosada que la líder de la Túpac Amaru, Milagro Sala, "no es una presa política" sino una "detenida arbitraria". Detenida en el 2016, en diciembre de 2018, por orden judicial, fue trasladada a su casa del barrio de Cuyaya, en la capital jujeña y seguir cumpliendo allí con la prisión preventiva. Preso político en un gobierno cuyo signo político fue haber sufrido esa condición por haberse opuestos a los poderes de facto, se asemeje de un revés ideológico, pero claro, la decisión judicial ha sido tomada en la provincia de Jujuy.

La frase "detenida arbitraria" busca reflejar el arbitrio de un poder actuando en contra de la líder del movimiento social, cuando ésta realizaba una acción política, recordemos que Sala fue detenida en enero de 2016 por encabezar un acampe frente a la Casa de Gobierno de Jujuy. Quizás la aplicada "prisión preventiva" a un líder político sea lo arbitrario, por quitar la libertad a alguien sin juicio alguno apelando a la medida preventiva, pero con un claro tinte político, porque su aplicación no permitiría a la presente líder continuar con sus hechos políticos, por el cual los dos términos aplicado a Milagro Sala son vigentes: tanto como "presa política y "detenida arbitraria". El pasado 14 de enero 2020, Milagro Sala fue condenada a 13 años de prisión por asociación ilícita, fraude y extorsión, en un juicio sobre el que sus defensores denunciaron irregularidades destinadas a incriminarla

Pero lo interesante son las acciones que el grupo social en Jujuy sin la líder en cuestión han continuado, así, la agrupación intentó subsistir con convocatorias a movilizaciones y presiones a las cooperativas que optaron por acoplarse al plan de bancarización impulsado por Morales pero es de destacar que la militancia perdió fuerza, a tal punto que hoy apenas se ven algunos grafitis en las paredes pidiendo por la libertad de Sala y la adhesión minoritaria a movilizaciones más grandes, la Túpac pasó de tener en sus filas a unas 40 mil personas, a quedar en algunos centenares. Es clara la implicancia política de la detención, pues connote más con la definición de "presa política" por sobre el de la "detenida arbitraria", pues una definición obliga a intervenir más directamente al gobierno nacional en la provincia de Jujuy, porque "preso político" le cabe tal enunciación a gobiernos de facto o autoritarios, la detención arbitraria, mucha más técnica, matice las urgencias interventoras, la semántica utilizada posee una carga política para anular la carga de "preso político" algo político.

Ahora, la Tupác como acción política se ha ido desmembrando y todo por la ausencia de su líder, entonces, ¿cuál es la cuota del compromiso político que portan sus integrantes?, algo que parece licuarse y pone en la palestra la función política del líder, aglutine voluntades o por el contrario, anule idearios alejados de su decidir y utilizarlos como clientes políticos para acrecentar poder desde el éxito del movilizar.

Y para terminar, más allá de las frases analizadas, las misma terminen por ocultar la cabal cuestión de fondo, el licuar del ideario en aquellos luchadores en contra de la injusticia, marginación y desigualdad o como bien lo expreso el inmortal Atahualpa, " Pero el ideal de la vida, esa es leñita prendida que naide ha de apagar!"

Juan Oviedo

SiGesellnoticias